#Summer2017

El verano 2016 centellea en mi memoria por ser el verano en qué pude ver a dos metros de mi a la #fuckingMasterOfTheUniverse, coloquialmente llamada Beyoncé. El verano 2017, lo tenía complicado, pero no se ha quedado atrás.

Tras terminar mi aventura como Aprendiz de Desarrolladora Web en la tierra de los puentes y los dientes de león, vino a recogerme a la puerta de casa un cohete con destino a Madrid. Turning Point Challenge se presentó como una oportunidad única para dedicarme un tiempo a mirar dentro de mí y pensar en qué quería hacer con mi vida. Me llevó a un lugar verdaderamente mágico, con césped en el suelo y un montón de cosas vintage esparcidas por cada rincón. Había momentos en los que parecía que incluso estaba en el balcón de mi hermana, junto con mis gatos, la fuente y los tintineos de los llamadores de ángeles que mamá colgó.

En esos días, descubrí que me da algo de vergüencilla eso de hablar en público, pero que me encanta contar historias y crear momentos únicos. También usé el arte y maña de mi querida hermana para idear un proyecto de e-commerce que junta dos de mis grandes pasiones: la música y la tecnología. Y sigo llevándolo hacia delante.

Pero durante esta etapa, lo que verdaderamente destacaría, es que conocí a gente increíble. Gente que se cruza en tu camino y que a priori no crees que marcarán un antes y un después en ti, pero esas personitas me han enseñado que hay veces que por miedo, no te lanzas al vacío. Pasan por tu vida, no para quedarse, sino para enseñarte que aún tienes una asignatura pendiente, que hay algo más allá de lo que estás acostumbrado, que no tienes que conformarte con nada y que nada debe quebrar tu tranquilidad.

He conocido a gente que entiende la vida como la entiendo yo: con la implicación y locura con la que me gusta vivirla, con el ímpetu de encapsular cada detalle que pasa desapercibido por el sonido ensordecedor de un nuevo latido que luego generará ante ti un mundo desconocido para, finalmente, adorar cada instante que reluce entre las efervescencias de nuestras risas entrelazadas.

Es increíble encontrarse a gente así.

[…]

Entre jornadas trenzadas con eventos, helAoS y encuentros, pasó Junio. Tuve la oportunidad de asistir a talleres, congresos y mil historias más, que iban abriéndose paso ante mis ojos y dándome a conocer gustos e inquietudes que desconocía.

Llegó Julio. Con un BlaBlaCar volví a mi #Alifornia querida. Disfruté de mis pequeños, de mi familia, de las locuras que se les ocurrían para paliar el intenso verano que estábamos viviendo. Disfrutamos de atardeceres empolvados del color del algodón de feria, pataleamos con las aletas el mar cristalino que se mecía con las palmeras, vimos Juego de Tronos a las tres de la mañana, reímos hasta las mil e invadimos cada minuto de cada día la habitación de mi hermana, pues era la única que tenía aire acondicionado.

Y ya casi damos paso a Agosto, y con él, llega la oportunidad de mi vida.

Uno de los caminos que se abre ante mí, tiene nombre y apellidos. Un lugar en el que por primera vez en años, siento que tengo mi sitio. Que todas mis locuras, manías y tonterías, cobran sentido. Que lo que sé y lo que soy, son valorados, escuchados y puesto en valor. Un sitio, que me permite crecer junto a gente que comparte mis mismos valores y de la que tengo muchísimo que aprender. Me encanta rodearme de gente así. Y esas personas, son las que forman el equipo de Thinking With You.

He borrado siete veces la frase que va en este momento, pero es que no tengo palabras para describir lo que siento. Sé que es un topicazo, pero verdaderamente nadie sabe lo importante que es esto para mí. Nadie.

No puedo hacer más que dar las GRACIAS al equipo por confiar en mí y darme esta oportunidad. A Janire, por fijarse en mi aquel día que vino a Alcoy a enseñarme Scrum, joder, fíjate si me han cambiando la vida las Metodologías Ágiles…! A Diego, por esa caótica comida en el Japo que me puso el alma, la mente y el mundo del revés; y a Isra, por valorar mi locura y mi superpoder de reírme durante treinta minutos sin parar.

Si hay una oportunidad que merezca que esté a 420km de #Alifornia y de todas las piezas que me forman, es esta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *